Autoestima, cómo conseguirla

Autoestima, cómo conseguirla

Si definimos “La Autoestima” como lo que uno se valora, se quiere y se respeta a sí mismo, lo primero que debemos hacer será conocernos bien, es decir hay que hacer un ejercicio de auto-análisis para ser conscientes tanto de nuestras cualidades positivas como de las negativas. Tendremos que apoyarnos y fomentar las primeras, así como trabajar con las segundas para mejorarlas. Para conocernos mejor, hay una serie de preguntas que tenemos que hacernos y contestarnos: 1-    ¿Qué es lo que quieres de la vida? Para ayudarte con esta cuestión, puedes empezar por pensar en las cinco cosas de la vida que para ti, sean más importantes, dándoles un orden de prioridad, puedes pensar en las cinco que hoy son más importantes y en las que crees que lo serán dentro de 10, 30 años. Otro ejercicio que resulta muy útil es imaginarte con 90 años, sentado tranquilamente en tu sillón, repasando cómo ha sido tu vida, ¿qué cosas importantes has hecho?, ¿has realizado lo que te propusiste?, ¿tienes hijos o nietos?, ¿Quiénes son tus amigos?, ¿te has divertido?, ¿ha sido una buena vida? Etc. 2-¿Qué necesitas? Tenemos muchas y variadas necesidades, comer, dormir, una vivienda, dinero, trabajo, también necesitamos ser amados, el contacto físico, tener amigos, ser aceptado, etc. Haz tu propia lista de necesidades y planea qué vas a hacer para satisfacerlas. Si te encargas de tus propias necesidades, no dependerás de otras personas para cubrirlas. Contando contigo mismo y cuidándote, ganas independencia y autonomía. Tenemos que marcarnos nuestras propias metas, si sabes a donde vas es más probable que llegues. 3-¿Qué es lo que valoras? Para...
Tics

Tics

¿Quién no conoce a alguien con un tic?, siempre nos acordamos de estas personas en momentos en los que estamos contando chistes o hablando de situaciones graciosas, esto nos puede dar una idea del sufrimiento que conllevan los tics a las personas que lo padecen, también es cierto que con el tiempo estas personas acaban adaptándose y acostumbrándose a ellos, al igual que las personas con las que conviven. Pero el impacto a nivel psicológico, social y laboral es muy fuerte. La frecuencia de los tics es alta, se estima que la décima parte de la población presenta tics en algún momento de su vida, generalmente durante la infancia. La mayoría de ellos son evolutivos o transitorios, es decir desaparecen con la edad, pero en ocasiones se cronifican y se siguen dando en la edad adulta. Definición: Para definir lo que es un tic la mejor forma sería viendo una grabación de vídeo, se explican mejor que con palabras. De todos modos, podemos definir los tics como movimientos o producciones fónicas involuntarios, repentinos, de corta duración, recurrentes o repetitivos. Se experimentan como irresistibles, pero las personas que los padecen pueden suprimirlos durante periodos más o menos largos de tiempo. Para que se hagan una idea un tic puede darse desde una, hasta más de 100 veces por minuto. Están siempre asociados con nerviosismo o ansiedad, de hecho su frecuencia suele aumentar en momentos de estrés. Clasificación: Los más comunes son: 1. Tics Motores, son movimientos repentinos y breves de uno o varios músculos, los más frecuentes son el parpadeo o guiño de los ojos, sacudidas de cabeza, encogimiento de...